lunes, 6 de febrero de 2017

Le gorde cabreade

Hay esa idea de que les gordes somos más simpátiques, porque tenemos que compensar de alguna forma que somos gordes y supuestamente eso nos resta atractivo. Le gorde simpártique, graciose, torpe, quizás alguien se fije e ti por eso A PESAR DE TU CUERPO. Porque solo si haces reír y caes bien ya no tienes remedio.
Les gordes tenemos esa presión extra de caer bien, de ser divertides, de hacer reír. De hecho, la mayoría de los pocos referentes gordos que tenemos en los medios tienen estas características. 
Parece que tenemos que ser más bondadoses que les delgades, porque sino nadie nos va a querer. 
Yo personalmente estoy hartísime de esto. 
También me enfado. Me cabreo y mucho. Tengo mala leche a veces. Y no quiero vivir la vida intentando "compensar" con mi personalidad que soy gorde. No tengo nada que compensar. Porque mi cuerpo no es un defecto, ni le debo nada a nadie solamente por ser gorde. No tengo por qué resultarle atractive a nadie, ni tengo por qué ser divertide ni super simpátique.
Ser gorde no es un defecto que tenga que tapar, esconder, del que tenga que avergonzarme. Ser gorde no es algo que reste a mi valía. Las personas no somos mercancías con un valor determinado. Y aún menos somos mercancía dañada. Qué asco me da todo, de verdad.
Harte  me tienen, joder.