miércoles, 28 de diciembre de 2016

Fat bottomed girls you make the rocking world go round

Permitirme a mí misme darme cuenta de que los kilos no limitan mi empoderamiento es de lo más bello que me ha pasado. Mi fuerza viene de mi cuerpo, de como me erijo sobre todo el dolor y un pasado de vergüenza.
No me avergüenza mi reflejo.
No me avergüenza mostrar mis lorzas.
Ni tampoco me siento frágil, como hasta ahora.
 Mi cuerpo es mi fortaleza, soy un árbol una roca un huracán
Tan fuerte y me retuerzo y me expando y respiro.
Y si soy vulnerable, lo soy. Pero si caigo no caigo al vacío, sino a un nido de raíces de todes mis compañeres gordes que luchan conmigo. Es ahora que veo cómo de importante es entender que somos una maraña de seres vivos interdependientes. Cuando nos unimos y nuestros cuerpos son protagonistas, cuando es nuestro espacio, NUESTRO momento siento que podemos cargarnos la gordofobia de un mordisco.  Que podemos todo todo todo. Que nada en el mundo puede dañarme. Somos tan poderoses, tan maravilloses, tan diferentes, gordes gordes gordes. Me arropan, me escuchan, comemos, bailamos, cantamos, comemos, comemos. Sí, les gordes podemos hacer todo eso, y lo hacemos cuando queremos, si queremos. Nunca me había sentido tan libre de moverme, de usar mi cuerpo. Realmente siento que me comería el universo entero. Y es porque el espacio está lleno de más gordes que se comen galaxias conmigo.
Parece que somos cada vez más grandes y el mundo más pequeño.  Son les gordofóbiques que se quedan minúscules, por un rato somos invencibles.

Crece mi voz es potente y se expande y mi cuerpo no está enfermo mi cuerpo mi cuerpo ay.
Qué bello, qué belles, qué maravilla que incluso en los días más tristes mi querido komando gordo me saque carcajadas y motivación de dónde creía que no había más que vacío.
Hoy he vuelto a casa bailando por la calle. Por primera vez no me he parado a pensar: "Todo el mundo debe estar burlándose de esta gorda haciendo el patético". No, hoy no. Hoy me daba igual el mundo, hoy solo importaba mi cuerpo y le rendía homenaje, sin esconderme, sin censuras.










Fat bottomed girls you make the rocking world go round