miércoles, 26 de octubre de 2016

Nana

Alguien me ha acariciado la barriga.
Sí esa barriga con estrías, con michelines, esa barriga caída, fofa, con granitos y bultos.
Alguien me ha acarciado la barriga.
He sido yo le primere.
La he mirado y por una vez no le lanzado toda mi bilis y mi odio. Solamente amor, solamente calidez.
No, barriga, no eres un monstruo, no das náuseas, no eres horrenda, no mereces dolor. 
La he mirado y por una vez no la he comparado con nadie con nada con ninguna otra barriga. La mía es solo una, es ella es distinta y no cabe en ningún pantalón, pero sigue siendo de lo más bello que existe en mi vida. Porque yo soy lo más bonito que existe en mi vida. 
Y mi barriga es yo.
Mi barriga también es yo. 
Porque yo no quepo en ningún lado. 
Soy gorde por todas partes. Soy gorde sintiente fluctuante gelationose. 
Me he acariciado tode. 
Todo mi cuerpo toda mi mente todos mis pensamientos he acariciado esta noche.
Soy le gorde que se mira y no baja la mirada.
Me da igual.
Todo me da igual si puedo acariciarme la barriga y cantarme nanas 
al son del balanceo
de mis michelines inabarcables.