lunes, 18 de julio de 2016

Gordofobia y sexo

AVISO DE CONTENIDO: SEXO

Esto lo escribí en twitter hace un tiempo, pero me ha parecido interesante revisarlo y darle la vuelta en algunos sentidos.

Aviso voy a hablar de mi experiencia personal con el sexo como persona gorda. No pretendo hablar por todas las personas gordas, ni negar que personas delgadas no pueden llegar a sufrir cosas parecidas (en mis siguientes entradas voy a dejar de insistir en esto porque es cansado).

Además hablaré desde el punto de vista de ser alosexual, pero no por ello insinúo que todas las personas tengan que tener deseo sexual. Si en algún momento soy alosexista os agradecería que me lo señalaseis.

Los cuerpos se sexualizan en nuestra sociedad, eso es un hecho.
Ya desde pequeñes se nos impone un canon de belleza muy específico. Ese ideal de belleza es, entre otras cosas, delgado. 
Este cuerpo ideal es sexualizado y cosificado (sobre todo el de la mujer). Es este cuerpo el que aparece en los medios y el que se nos inculca como "deseable" sexualmente. Todo lo que salga de eso no puede ser atractivo ni estético según estos dictados estéticos.
 Eso nos incluye a las personas gordas. Nuestros cuerpos no se consideran sexualmente ni estéticamente atractivos por el canon de belleza.

¿Qué tiene que ver con el sexo?

Pues que se nos enseña que solo vas a tener relaciones sexuales (y románticas también, pero eso ya es otro tema del que hablaré en otra entrada si eso) si entras en el canon estético. Al resto de personas se les niega esa posibilidad porque su cuerpo no solo no es bello, sino que es rechazado directamente para cualquier contacto físico íntimo. Los cuerpos no normativos no son atractivos a los ojos de la sociedad y se los rechaza, ridiculiza y persigue.
Mientas que a los cuerpos delgados y/o normativos se los sexualiza y cosifica a los cuerpos gordos los dessexualiza o bien fetichiza.
El fetiche es igual o más doloroso que el rechazo, porque sentirse atraíde por cuerpos gordos por ser algo "exótico" es despersonalizar a la persona. Pasamos a ser cosificades de otra forma. Dejamos de ser personas para ser "objetos" de deseo y para rematarlo exotizados.

 Por ello, yo he crecido pensando que nunca iba a tener sexo. Como no entraba en el canon de belleza nadie iba a desear tener sexo conmigo. Estaba tan segura de esto como de que no tendría nunca pareja por la misma razón. Porque, además, nos meten en la cabeza que una cosa es inherente a otra.
En cualquier caso, he tomado decisiones basadas en esta premisa (de que nunca nadie querría tener una relación íntima conmigo), decisiones de las que ahora me arrepiento.
Porque

 "es mi única oportunidad para saber qué es tener sexo, no la desaproveches."

Esto se repetía en bucle en mi cabeza.

En consecuencia, no elegí con quién tener sexo la primera vez que lo tuve. sentía que me estaba haciendo un favor. Tampoco decidí el como ni el cuando.  Me sentía afortunada de que alguien se fijara en mí. Era inusual, casi un milagro.

¿Cómo iba a pensar de otra forma si no tenía ningún referente que me demostrara lo contrario? ¿Cómo iba a pensar lo contrario si mis compañeres de clase me decían que nadie iba a querer estar conmigo si no adelgazaba?
¿Cuántas veces se han referido a mi cuerpo como asqueroso?
¿Cuántas veces habré oído el: "Lástima que estás gorda, porque eres guapa"?
¿Cuántas veces he visto a personas gordas ridiculizadas en la televisión u otros medios?

Nos bombardean con sexo en los medios, pero nunca aparecen personas gordas (la única excepción que conozco es My mad fat diary, alguna más habrá, claro).
Apenas o nunca veo parejas gordas en la tele teniendo relaciones y cuando lo hacen se monta un escándalo. Porque la idea de que las personas gordas tengamos deseo sexual Y SE NOS CORRESPONDA es totalmente inimaginable.
Por ejemplo: Gabourey Sidibe tuvo una escena de sexo con una persona delgada y las burlas y expresiones de desagrado no tardaron en llegar.

 La sexualidad en personas gordas se ve como algo asqueroso.
Por ejemplo, se sexualizan los pechos pero los de les gordes causan repulsión.
Si alguien accede a tener sexo con nosotres debemos sentirnos agradecides y al parecer eso hace a la otra persona una especie de sante. Como si se tratara de una obra de caridad.


Al ser una persona sexual, me he sentido muy afectada por todo esto y me ha costado mucho establecer relaciones sexuales sanas, porque por un lado me avergonzaba el hecho de tener sexo con el cuerpo que tengo (y por ello no disfrutaba realmente) y por otro lado por está ese sentimiento de gratitud que es muy tóxico. El hecho de que alguien quisiese tocarme de esa forma me causaba incomodidad porque la sociedad me había vendido la idea de que eso no me podía pasar a mí.
Por supuesto cualquier persona con un cuerpo no normativo puede sentirse identificade con esto que digo, pero yo solo puedo hablar desde mí experiencia.

En definitiva, con los años he ido empoderándome en este aspecto, pero todavía estoy en proceso.
Lo que sí tengo claro es
(y esto no solo se aplica a gente gorda sino en general a todes, creo yo, vamos):

Les gordes podemos follar y no tenemos por qué estar agradecides porque alguien quiera hacerlo con nosotres.
Les gordes tenemos derecho a decidir si tenemos sexo, con quién y como tenemos sexo, igual que el resto de personas.
No importa lo alejade que estés de los canones de belleza, eso no es un impedimento para decidir sobre tu vida sexual.
Todo el mundo tiene el derecho a sentir deseo sexual y de no sentirlo también.

Ya pueden sacar memes ridiculizándonos
Ya pueden burlarse de las parejas en las que une es delgade y le otre no.
Ya pueden intentar negarnos nuestro deseo sexual o invalidar nuestra falta de deseo sexual.
Ya pueden intentar meternos en la cabeza que nuestro cuerpo da asco.
Ya pueden decirnos que el sexo se no está vetado.

SE EQUIVOCAN.

 Y no pueden impedirnos vivir nuestra sexualidad libremente.

Puedes ser gorde y ser ace y eso es perfecto.
Puedes ser gorde y ser alosexual y eso es perfecto.

La forma de tu cuerpo no es un impedimiento para nada. La forma de tu cuerpo no invalida tu deseo sexual o tu falta de deseo sexual.

 Que digan lo que quieran: las barreras que nos pongan, las reventaremos juntes.